Tips Niños

Cómo ayudar a un niño a concentrarse

Algunos niños tienen problemas para concentrarse en una tarea el tiempo suficiente para aprender o completar la actividad. Pueden saltar de una actividad a otra o concentrarse solo por períodos cortos de tiempo, perdiéndose rápidamente en otros pensamientos. Afortunadamente, hay muchas cosas sencillas que los adultos pueden hacer para ayudar a los niños a concentrarse mejor.

Cambia el entorno de tu hijo

Los cambios simples pueden marcar una gran diferencia en la capacidad de concentración de un niño. Al eliminar o reducir las distracciones, puede ayudar a su hijo a mantenerse enfocado y concentrado.

Multimedia relacionados

Reducir las distracciones

Antes de pedirle a su hijo que comience una tarea, mire a su alrededor y escuche.

  • ¿Se debe apagar la televisión? ¿Hay otros ruidos molestos?
  • ¿Puedes mudarte a un lugar más tranquilo?
  • ¿Hay una ventana u otros niños cerca que puedan distraer a su hijo?

Cerrar una persiana o sentar a su hijo frente a una ventana puede reducir las distracciones visuales. Las telas de tapicería, como las alfombras, pueden ayudar a reducir los niveles de ruido. Reducir o eliminar tantas distracciones como sea posible facilitará la concentración de su hijo.

Crear un espacio que mejore la concentración

Si desea que su hijo se concentre regularmente en una tarea como la tarea o la práctica musical, configure un lugar especial solo para ese propósito. Esto puede ser en su dormitorio o en un rincón de una sala común con una mesa pequeña y una silla para niños. Para crear el espacio ideal:

  • Siente a su hijo frente a una pared blanca o un póster relajante.
  • Use un estante o una cortina para ocultar las distracciones.
  • Use auriculares con música suave para ayudar a bloquear el ruido.
  • Tenga una caja con todas las cosas necesarias para la tarea, como bolígrafos, lápices o papel. Esto reducirá la distracción de buscar artículos una vez que comience el trabajo.

Solo use el espacio especial para tareas específicas. Cuando tome un descanso, su hijo puede alejarse para relajarse y luego regresar cuando necesite concentrarse nuevamente.

Proporcionar asientos cómodos

Sentarse correctamente ayuda a los niños a concentrarse en la tarea por más tiempo. Asegúrese de que la mesa y la silla estén a la altura correcta para que las caderas, las rodillas y los tobillos de su hijo estén en un ángulo de 90 grados. Si la silla es demasiado baja, use un cojín. Si los pies de su hijo no tocan el piso, coloque un taburete pequeño o algunas guías telefónicas debajo para que sus pies tengan un lugar para descansar.

Modificar la tarea para fomentar la concentración.

Los cambios simples en la forma en que presenta algo a su hijo pueden ayudarlo a concentrarse y completar la tarea.

Tener una rutina regular

Una rutina consistente y predecible puede ser útil para lograr que un niño se concentre. Su rutina debe tener tiempos regulares para tareas enfocadas como la tarea, así como actividades relajantes y divertidas. Cuando los niños saben que tienen que hacer su tarea a una hora determinada todos los días, y cuando la han hecho pueden jugar, es más probable que hagan su tarea sin pelear.

Asegúrese de escribir la rutina y publicarla. Si su hijo aún no sabe leer, use dibujos. Anímelo a revisar su horario regularmente y marcar las tareas a medida que las completa. Agregue una actividad divertida al final de la rutina cuando termine el trabajo.

Usar recompensas

Establezca expectativas claras y realistas y ofrezca recompensas por completar las tareas. Discuta lo que se debe hacer y lo que sucede cuando se completan las tareas. Por ejemplo, puedes decir: «Si lees durante 10 minutos, puedes jugar en el trampolín durante 10 minutos». Asegúrese de que las recompensas coincidan con el nivel de atención requerido. Las recompensas más grandes son para tareas más largas y difíciles, y las recompensas más pequeñas son necesarias para tareas cortas y sencillas. Escriba el premio o use una imagen del premio para los no lectores. Asegúrese de cumplir con la recompensa prometida si su hijo se la ha ganado. Si su hijo no hace la tarea según lo acordado, no es necesario que lo castigue, pero tampoco le dé la recompensa.

Asegúrese de que las expectativas sean claras

Dé instrucciones simples y claras y asegúrese de que los niños entiendan qué hacer. Estos consejos lo ayudarán a asegurarse de que sus expectativas sean claras.

  • Ponte al nivel de tu hijo.
  • Haz contacto visual mientras hablas con él.
  • Dígale qué hacer en oraciones cortas y simples. Sea específico y enfatice las palabras clave.
  • Asegúrese de que sepa lo que sucederá si completa la tarea o no.
  • Pídele que te repita lo que debe hacer.
  • Dele retroalimentación a su hijo al final de la tarea. Asegúrese de que sus comentarios sean honestos pero constructivos. Dígale qué hizo bien y, si es necesario, qué podría hacer mejor la próxima vez.

Ayude a su hijo a aprender a concentrarse

Estas tareas sencillas, realizadas regularmente como parte del día de su hijo, pueden ayudarlo a concentrarse mejor y por más tiempo.

Deja que tu hijo se mueva

Moverse e inquietarse en realidad mejora la capacidad de concentración y aprendizaje de los niños activos, según la Universidad de California. Aquí hay algunas maneras de mantener a los niños en movimiento y alborotados mientras trabajan sin distraer a los demás:

  • Sostener juguetes pequeños en una mano mientras trabaja, especialmente artículos que puedan apretar o estirar
  • Sentado en un cojín inflable o una pelota de gimnasia
  • Ate una banda de yoga alrededor de las patas de una silla para que puedan empujar sus piernas contra ella.
  • Tenga descansos regulares para moverse donde puedan levantarse de su asiento y moverse

Incorpore el ejercicio a una rutina

Un estudio, publicado en la edición de junio de 2014 de Frontiers in Psychology, mostró que solo 12 minutos de ejercicio mejoraron la atención en los adolescentes. El efecto duró hasta 45 minutos después del ejercicio y, para algunos niños, tuvo beneficios adicionales, como una mejor comprensión de lectura. Una caminata, un paseo en bicicleta o unos minutos en el trampolín antes de una tarea específica pueden ayudar a su hijo a permanecer atento por más tiempo.

Considere la dieta de su hijo

No es ningún secreto que lo que comes afecta cómo te sientes. El hambre, el azúcar y los aditivos como la cafeína pueden afectar su capacidad para pensar y concentrarse. Choose My Plate, un programa del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, recomienda que los niños tengan una ingesta equilibrada de frutas, verduras, granos, proteínas y productos lácteos para apoyar el desarrollo y la función del cerebro. Si la dieta de su hijo no cumple con las pautas, reemplazar gradualmente las malas elecciones de alimentos por otras más saludables puede ayudar a mejorar la concentración y la salud general de su hijo. También puede haber suplementos específicos y remedios a base de hierbas que resulten útiles para mejorar la concentración de un niño.

Dormir lo suficiente

El sueño también es importante para la atención y el aprendizaje, y los niños a menudo no obtienen todo lo que necesitan. La Fundación Nacional del Sueño proporciona pautas sobre la cantidad de sueño necesaria a diferentes edades, así como consejos para ayudar a los niños a dormir mejor. La fundación recomienda de once a trece horas de sueño por día para niños en edad preescolar y de nueve a once horas para niños en edad escolar. Si su hijo no come lo suficiente, aumentar su sueño puede mejorar su concentración.

Considere las lecciones de música

Si está buscando mejoras a largo plazo en la concentración de su hijo, las lecciones de música pueden ayudar. Un estudio publicado por el Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry mostró que aprender a tocar un instrumento musical aumentó el crecimiento y desarrollo de partes del cerebro que los niños usan para la atención y la concentración, así como para la memoria, la planificación y el control de las emociones. y comportamiento

Obtenga más ayuda

Si ha probado una variedad de estrategias y aún le preocupa la capacidad de concentración de su hijo, asegúrese de buscar asesoramiento profesional hablando con el pediatra, el psicólogo escolar u otro profesional de su hijo. Si bien reducir las distracciones puede mejorar inmediatamente la concentración de su hijo, cambiar su dieta y sus patrones de sueño puede ayudar a mejorar la concentración general. Combinar el apoyo para que su hijo desarrolle sus habilidades mientras realiza algunos cambios en su entorno será más efectivo para la mejora a largo plazo.

© 2022 ViviendoElHoy Medios. Reservados todos los derechos.

Marcela

Hola soy Marcela Alcántara, Editora del sitio y la encargada de publicar los post, te invito a disfrutar del contenido de nuestro equipo, recuerda disfrutar el momento y como dice la frase del Maestro oogway: " El ayer es historia, el mañana es un misterio, pero el hoy es un obsequio, por eso se llama presente " Recuerda que la vida es hoy, DISFRUTALA!!!!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Content is protected !!