Decoración con cortinas cristal

3 Jun

Las cortinas cristal son la novedad más reciente de los cerramientos actuales para todo tipo de viviendas. Pero además de las viviendas, la solución puede adaptarse a todo tipo de instalaciones como piscinas climatizadas o paredes aislantes cuyo objetivo sea aprovechar la luz mientras se conservan las cualidades de confort y habitabilidad.

 

A vueltas con las soluciones de espacios exteriores dotándoles de la misma habitabilidad pero sin perder las bondades de la vista y el contacto directo cuando deseamos, las cortinas de cristal vienen a sustituir y a mejorar la aportación de los tradicionales cerramientos. La mejor de las aportaciones está precisamente en prescindir de los perfiles de aluminio y otros materiales típicos de las clásicas construcciones para aislar terrazas, así que el protagonista absoluto de las cortinas son los cristales, claro.

 

La tendencia a ampliar la luz y recogerla en la mayor cantidad posible para hacer de la luminosidad confort y estética, ha dado como resultado este protagonismo del cristal frente a las dificultades que ofrecía el aluminio y los perfiles. El resultado es muy diferente y la estética de cualquier espacio con cerramientos se aleja de los clásicos cerramientos que se resisten a que entre la luz completamente.

 

Sin embargo, la característica principal de modular y regular tanto la luz como el contacto directo con el exterior, permanece en este sistema. El método ofrece simpleza en la instalación y no hay que pensar en obras sino que es sencillo de instalar y no sugiere nada parecido a una reforma, como podía a veces suceder con los cerramientos típicos. Al no contar con marcos ni perfiles, la sensación de amplitud y el aumento de bienestar con la climatización, sea en verano o en invierto, lo convierten en excelente aliado de aislamiento.

 

EL cristal puede elegirse tanto en capacidad de traspasar la luz como en el ancho y alto de las láminas de cristal que conforman la cortina. Pueden ser abatibles y plegables, así como el propio techo podrá ser deslizable o abatible, con las mismas prestaciones de cualquier cerramiento cuya utilidad estriba en elegir la cantidad de luz y de aire que queremos obtener.

 

Las cortinas cristal podemos verlas en terrazas, porches, áticos, escaleras, piscinas y el efecto es lo más parecido al de un ventanal móvil para regular según necesidades. Poder utilizar estas áreas del exterior durante todo el año sin prescindir de la comodidad de la climatización es un deseo que se materializa con la instalación de estas mamparas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.