¿Está escrito nuestro destino?

15 Feb

Cuántas veces nos habremos hecho esa pregunta. Pudiendo surgir en momentos distintos, quizás en momentos de calma de nuestra existencia, o en momentos de verdadera desesperación.

El destino está lleno de enigmas para el ser humano y la creencia en él es totalmente libre, algunos creen que cada persona tiene un destino escrito, que toda nuestra existencia está recogida en algún sitio. Que cuando una persona nace ya se podría decir cuando morirá y que hará a lo largo de toda su vida.

La pseudociencia llamada astrología

TAROT 1Una disciplina que se acerca un poco a esta creencia es la astrología. Según la astrología las personas que comparten un signo zodiacal también comparten ciertas características que les hacen ser más o menos semejantes, y por tanto sus vidas van en una dirección similar.

Esto tiene que ver con la posición de los astros en el momento del nacimiento de la persona y su posterior movimiento. Por diversión o fe, quién no ha leído su horóscopo alguna vez con ganas de que lo que allí se dijera fuera positivo.

Parece que el destino en lo más profundo de su significado nos prive de la libertad que nos otorga la naturaleza de ser humano, y si seguimos al pie de la letra su esencia, realmente es así.

Esto significaría también que da igual lo que hagamos, pues todas nuestras acciones no podrán evitar el final que ya tenemos escrito en nuestro destino. Para los fervientes creyentes del destino esto puede llevarles a una situación en la que de alguna manera tiren la toalla, y prefieran no gastar sus fuerzas en continuar luchando en una batalla que ya tenían perdida desde su nacimiento.

Personalmente prefiero pensar que no es así, el destino de una persona lo hacen las personas con sus decisiones y las decisiones no son siempre las mismas, a veces decimos si y otras decimos no.

Tarot, una guía en mitad del camino

TAROT 2Pero no sólo nuestra propia andanza en esta vida nos hace tomar su rumbo, a veces, en momentos en los que nos sentimos algo perdidos tenemos la posibilidad de acudir a fuentes externas que nos guíen, por ejemplo el Tarot.

El Tarot no es sólo una modalidad adivinatoria del futuro, es más una guía para determinados momentos de nuestra vida.

Aunque claro, nada de esto es del todo demostrable y quizás sí que al nacer llevamos debajo del brazo además del pan, nuestra historia escrita y todas las direcciones posibles nos conduzcan al mismo lugar.

De todas maneras, hasta el final de mis días seguiré pensando que cada día escribo una página de mi destino y que hasta que llegue el final, casi siempre podré volver una hoja atrás para rectificar y retomar el camino que mejor me venga. El destino lo haces tú, no lo olvides.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.