¿Es correcto optar por una residencia tercera edad para nuestros ancianos?

23 Sep

Muchos se sienten culpables con la sola idea de pensar en la posibilidad de llevar a sus seres queridos, cuando llegan a ancianos, a una residencia tercera edad. Esto se debe a que tal decisión se pueda interpretar como una especie de abandono, por ello hasta se le llega a catalogar de ingratitud.

Pese a que esas ideas invadan el pensamiento, no está mal averiguar al respecto. La realidad es que hoy día hay múltiples centros de asistencia para personas mayores que poseen todas las comodidades y apoyo necesario para que tengan una estadía adecuada y, sobre todo, en la cual estarán muy a gusto.

residencia tercera edad

Puntos a favor de una residencia de tercera edad

Estos centros están acondicionados y especializados para atender a las personas adultas; eso sí, hay que buscar aquellos que ofrezcan buenos servicios, excelente trato y mucha profesionalidad. Entre los principales aspectos que destacan en este tipo de residencias están:

  • Instalaciones seguras: están diseñadas para que se desenvuelvan con tranquilidad, bien sea que puedan caminar por sus propios medios o tengan que utilizar sillas de rueda o andadores. Además, todo está estructurado de tal manera que no se vean propensos a tropiezos, resbalones o desniveles que atenten contra el equilibrio de sus usuarios.
  • Ambiente agradable: el trabajo de interiorismo y paisajismo suele ser una de las cosas que más llama la atención. Cada área resulta muy atractiva visualmente y ello la hace, a su vez, acogedora. Por otro lado, el trato por parte del personal a cargo, les hace sentir valorados y acogidos.
  • Atención profesional: disponen de un equipo de especialistas que suplen las distintas necesidades que pueden tener los pacientes. No solo en lo que se refiere a salud, sino en otras áreas como la parte psicológica.
  • Actividades de entretenimiento: es la parte favorita de quienes están recluidos en tales residencias. Algunas son solo de ocio, pero también hay otras con las cuales aprenderán tareas que a su edad resultan muy interesantes.

Por tanto, no es descabellado ni mucho menos falta de amor, el optar por llevar a nuestros ancianos a una residencia de tercera edad, para que pasen dicha etapa de la mejor manera posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.