Quiero ser monja: consejos y requisitos

29 Sep

La decisión de unirse a la vida religiosa como monja o hermana, requiere la oración para saber si Dios te está llamando para desempeñar de manera activa esta extraordinaria vocación. Las monjas constituyen un grupo muy respetable y admirable de mujeres; y si eres una de las que piensa: ¡quiero ser monja! y que este estilo de vida puede ser el más adecuado para para ti, toma nota de estos consejos que a continuación se explican sobre cómo responder a esta llamada. Así pues, los requisitos previos que debe cumplir una mujer antes de ser monja son:quiero-ser-monja

  1. Estado civil.

Si estás casada, deberás obtener una anulación reconocida por la iglesia católica. Las viudas son consideradas como solterasa los ojos de la iglesia. Al convertirse en monja recibirás un anillo que denota el noviazgo con Dios.

  1. Edad.

Antiguamente la mayoría de las monjas provenían de la escuela secundaria o la universidad, pero en la actualidad se aceptan mujeres de cualquier edad entre los 18 y 40 años dependiendo de la comunidad por ingresar y se incentiva su formación aunque no es un requisito necesario.

  1. Hijos.

No importa si una madre quiere hacerse monja siempre y cuando sus retoños no sean pequeños y no estén a su cargo. Y es que al pertenecer a una congregación nadie podrá depender de una hermana.

  1. Estado físico y económico.

Estar en buen estado físico y financiero es imprescindible. Es decir, estar libre de deudas y saludable. Aunque en el caso contrario no sería una razón suficiente para desistir de esta actividad ya que el director de su hermandad puede ayudar.

Así pues, después de sentir la llamada de Dios y de estar seguro de cumplir los anteriores requisitos, el siguiente paso es intentar involucrarse con las hermanas de alguna congregación para conocer de cerca su estilo de vida y experiencias. Se recomienda hablar con ellas con confianza para conocer de primera mano lo que se siente al ser monja. En cualquier parroquia pueden facilitar la comunicación con alguna hermandad si no conoce previamente a ninguna de manera personal.

Después de conocer de cerca varias congregaciones es el momento de dedicarse a una en concreto. Todo lo que tendrás que hacer es expresar tu interés para formar parte de esa comunidad. Sus participantes se reunirán para decidir tu inclusión en su corporación, y ya podrás vivir con tu vocación de ¡quiero ser monja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.